Las 10 principales razones por las que un emprendedor fracasa

Alguna vez te habrás preguntado por qué existen muchos empresarios que sucumben ante el fracaso, por qué si teniendo ese ímpetu por salir delante de repente ya no están satisfechos con lo que hacen y en vez de seguir en su camino hacia el éxito ahora parecen completamente derrotados. Cuando alguien empieza un negocio propio las probabilidades de que este no funcione son muchísimas al igual que las circunstancias que podrían generar ese fracaso. Por eso si es que se piensa montar una empresa, lo recomendable es saber a qué es lo que nos estamos enfrentando sea parte o no de nuestro negocio.

Pero por otro lado están quienes deciden romper con esos malos augurios y en vez de pensar que fracasarán, lo único que rodea su pensamiento es qué se debe hacer para conseguir los objetivos deseados. Así en el blog de Rock The Post han identificado las causas por la que aparece el fracaso, la mayoría asociadas a los malos manejos de la empresa y de sus recursos.

  1. Falta de enfoque: Este es quizás el motivo más recurrente que predice el decaimiento de una empresa. En estos tiempos de una juventud desesperada por conseguir rápido los beneficios, no toman en cuenta que lo mejor es ir despacio pero seguro. En su afán de obtener ganancias a corto plazo comienzan a perder el rumbo y la orientación hacia un nicho más estable en el mercado. Por esa razón es que vemos como muchas empresas terminan vendiendo de todo un poco cuando lo mejor es ofrecer una clase de productos y servicios enfocados a un determinado público, de esa manera crearemos un ambiente propicio para la innovación puesto que nos habremos especializado en incrementar nuestro posicionamiento en un rubro de negocios específico. Así es como la gente diferencia una empresa de otra, por su identidad y por la calidad de lo que se brinda siempre orientada ha determinado sector.
  2. Carencia de capital: Por muy bien organizada que esté la empresa, con un excelente plan de negocios que en teoría no tiene pierde y con los mejores profesionales dispuestos a colaborar para sacar adelante a dicha empresa, si no se tiene el capital para poner en marcha todo cuanto se tenía previsto, simplemente esta organización fracasará. Recordemos que la empresa es un ente económico y como tal debe estar preparado para no sólo solventar sus gastos diarios sino aquellos destinados para hacerla crecer y desarrollarla. Algunas logran sobrevivir muy poco en vista de que la competencia sí contaba con el capital suficiente para tomar su cuota del mercado.
  3. Gastos Excesivos:Ya habíamos comentado en el post “Importantes recomendaciones para que un emprendedor consiga el éxito” que para conseguir el éxito uno tenía que buscar ser “excelente”, es decir, excederse en lo que nos hace falta para mejorar tanto como personas así como en los negocios, excederse para dar y compartir, etc. En estos casos el exceso es bueno, pero cuando un empresario en vez de invertir en activos para que la empresa surja con mayor estabilidad, empiezan a malgastar los ingresos obtenidos por la reciente rentabilidad que ha mostrado la empresa. Sin duda a veces hay empresarios que a penas ven como la empresa brinda resultados, se compran un auto nuevo, hacen viajes innecesarios, una casa nueva, en fin, todo lo que se puede hacer cuando hay mucho dinero pero de forma casi inconsciente. Para evitar eso hay que tener prioridades y nunca olvidar lo que costó volverla así de rentable.
  4. Ausencia de la misión: La misión es saber qué es lo que tenemos que hacer para llegar a donde queremos ir y cuando lo cumplimos habremos alcanzado nuestro objetivo. De esa manera, si algún empresario no tiene claro cuáles son sus obligaciones que lo ayudarán a desarrollar su organización y mucho menos no tiene claro cuáles son sus metas, esta se vendrá abajo definitivamente. Recuerda que “no hay viento favorable para quien no sabe a donde ir”.
  5. Miedo a los riesgos: Los empresarios que no asumen riesgos y se presentan como conservadores para mantener quizás cierta seguridad en sus empresas, nunca alcanzarán ser mejores realmente debido a que se estancarán en su mediocridad. Los empresarios exitosos son los que se arriesgan para conseguir nuevas cosas, algo que los demás no han logrado. Ten siempre presente que para ganar más, hay que apostar más, el que no se arriesga a dar todo para conseguir cosas que otros de repente no han visto ni en sus mejores sueños, hablará bien de la personalidad emprendedora de los verdaderos empresarios, los que dicho sea de paso, decidieron arriesgarse por lo que creían que les iba a resultar, y simplemente era lo que más les agradaba.
  6. La mala reputación: Tener una mala notoriedad ante los clientes y ante los empleados es algo que prácticamente asegurará el fracaso. Hay algunos empresarios que por la ambición de ganar más en una transacción deciden cometer acciones deplorables para de alguna manera estafar a sus clientes dándoles “gato por liebre” o peor aún, dándoles menos de lo que les correspondía. En cuanto a los empleados, estos jamás respetarán a alguien con esas costumbres o con malos tratos hacia ellos mismos. Entonces lo mejor que podría hacer un empresario es ser honesto con los clientes, ser ambicioso pero tratando de conseguir las cosas sin oscuras prácticas y cumplir con las promesas hacia sus colaboradores para que estos se sientan en una ambiente profesional saludable.
  7. Dejar de intentarlo: Cuando alguien empieza un negocio es seguro que sabe que habrá muchos o quizás demasiados obstáculos en el camino, por esa razón hay que tener en cuenta que para conseguir algo en esta vida hay que hacerlo creyendo en que funcionará pase lo que pase, todos los días aplicar ese motor que lo consigue todo: el esfuerzo, y hay que usar la fe para pensar que ya está realizado. Tal vez hayas escuchado el título de esa famosa película “Retroceder nunca, rendirse jamás…”, nos creerías si te dijéramos que la vida para los ganadores es así.
  8. Falta de control: Para que una empresa funcione eficiente y eficazmente, deberá estar controlada bajo sistemas de gestión comprobados los que te asegurarán que la empresa camine siempre por el camino correcto así tú no te encuentres en ella, es decir, el negocio debe rendir sin importar que tú no estés presente. Si ello pasa es porque se encuentra en una etapa de solidez funcionando bajo un modelo de calidad que permite a todos trabajar de la mejor manera.
  9. Pésima gestión: Cuando en una organización empieza a existir malos manejos en los recursos económicos, poca productividad o se empiezan a tomar malas decisiones que fomentan pérdidas una tras otra, entonces podíamos decir que esta institución está destinada a decaer. Lo más recomendable en estos casos es capacitarse sobre estos temas para tener un amplio panorama en cuanto a la administración, se debe hacer supervisión constante para ver si es que se cumplen las nuevas órdenes y directivas.
  10. Insuficiente conocimiento: El éxito de una empresa se debe mayormente a que el empresario sabe a ciencia cierta cómo es que funciona esta y cómo se mueve su rubro de negocios con respecto a su mercado. Es decir, el empresario sapiente sabe cómo se mueve su competencia, sabe que hay que hacer cuando el mercado cambia, sabe cuando aplicar nuevas tecnologías para estar a la vanguardia, sabe cuando es necesario tomar decisiones drásticas para conseguir mejores resultados, sabe cuando manejar los costos y presupuestos de la empresa para conseguir mejorar su economía y rentabilidad. En fin, son muchas cosas que depende del tipo de empresa, pero eso sí, un empresario nunca debe dejar de leer para que se mantenga informado acerca de las novedades que puedan presentarse hacia su empresa, estas pueden venir de cualquier lado incluso desde el parlamento de un estado. Por eso los expertos sugieren que antes de empezar aprendas todo lo concerniente a lo que vas a realizar, y ni qué decir cuando ya estés en el camino.

Para terminar, los empresarios exitosos no nacen bajo las piedras ni bajo los árboles, estos se hacen como cualquier otro profesional, pero lo único que los diferencia del resto de personas es su convicción de que pueden lograr algo a pesar de que otros los tilden hasta de locos. Si tienes un sueño que vaya en contra de la realidad, pues podre realidad, ya que de seguro que romperás todas las barreras para poder lograrlo, incluso el famoso destino el cual se forja como se quiere.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: