6 errores comunes en los emprendedores novatos

Cómo comenzar un negocio: El empezar un negocio es un verdadero reto, quien no lo vea así tarde o temprano sufrirá los estragos de su descuido o falta de experiencia, quizá sea la poca atención a los consejos de los más experimentados.

Como fuera el caso, hay muchas regiones que cuentan con grandes cantidades de personas que quieren ser sus propios jefes, por eso es que se animan a invertir pero la gran mayoría termina formando parte de la larga lista de individuos que lo intentaron pero no pudieron, una larga lista de personas que constituyen el porcentaje que dice que hay muchos que duran solamente en el mercado unos dos o tres años como máximo.

Eso es terrible, no lo vamos a negar pero siempre hay algo que se puede hacer, sobre todo para contrarrestar estos 6 errores comunes en los emprendedores novatos, pues la idea es hacer crecer la fuerza de trabajo de las Pymes que prácticamente son el apalancamiento de cualquier nación. Aquí unos ejemplos oportunos:

emprendedores novatos dubitativo

1. Una mente cerrada. Como te lo hicimos saber desde el inicio, la falta de experiencia juega un papel fundamental para garantizar el éxito de los emprendedores, pues sin una visión de futuro y sin las herramientas o socios ideales jamás se llegará lejos. Además, comenzar un negocio implica conocer al revés y al derecho nuestro ámbito empresarial para poder ser innovadores. Si no abres tu mente hacia la constitución de una empresa moderna y competente, entonces fracasarás. No debes caer en la rutina de unas cuantas ventas al mes, ya que es probable que te superen en el que sigue, como verás, tienes que ser flexible ante cualquier tipo de estrategia que te ayude a ser el empresario ideal, y quizás no el típico conformista.

2. No comprender al cliente. Cuando comenzamos lo normal es sentir ansias, es decir, queremos obtener ganancias cuanto antes porque para eso hemos invertido nuestro dinero en crear una empresa, por eso nos hemos asociado, por eso hemos tenido la paciencia de hacer un estudio de mercado, por eso quizás estemos pagando el alquiler del local o el sueldo de empleados, la idea es recuperar y luego disfrutar de los frutos de nuestro esfuerzo. No obstante, esta situación a veces nos lleva a cometer actos que podrían terminar con nuestra reputación.

Por ejemplo no es aconsejable que trates de vender algo a alguien sin saber sus necesidades primero, esto podría ahuyentarlo o dejarlo insatisfecho. Otra equivocación es no escuchar con atención a quienes tienen pensado comprar por alguna razón en particular, recuerda que cada persona es un mundo aparte y tendrás que ser muy pero muy comprensivo.

3. Falta de planificación de los recursos. Jamás cometas la equivocación de invertir todo en la creación de un producto que recién vas a promocionar, pues aunque hayas realizado un estudio, lo ideal es sacar un prototipo y así ver si tiene éxito o no y obviamente con las personas correctas (clientes potenciales). Esto mismo ocurre con los servicios y una buena estrategia sería hacer probarlos para ver qué es posible mejorar o quitar. Por otro lado, contratar a demasiada gente o hacer gastos innecesarios para que tu oficina se vea como la de un gerente de gran empresa cuando la tuya es sólo una Pyme, sería lo peor que le podrías hacer a tu economía.

4. Solicitar créditos innecesarios. Un consejo que te damos es no pedir créditos muy grandes ni a bancos ni a los inversionistas que están creyendo en ti, lo mejor sería solicitar lo justo para comenzar con buen pie y una vez tengas asegurado cierto éxito constante, pues de ahí en adelante podrás pensar en proyectos de gran envergadura.

5. Hacer demasiadas cosas a la vez. Si te dedicas a vender algunas cosas que no corresponden a tu rubro o empiezas a realizar actividades que nada tienen que ver con tu mercado, entonces una de dos, o cambias de giro o te concentras en la prioridad de tu recientemente empresa creada. Abarcar muchas cosas es tratar de perder la ruta correcta a seguir, la gente no te identificará bien desde el comienzo y siempre va a elegir a quienes tengan una marca bien definida y que se mantengan comprometidos a hacerla crecer, simplemente trabaja en tu identidad y en conocer más tu nicho.

6. Subestimar el asesoramiento legal. Formar una empresa de la nada no significa que vamos a descuidar aspectos técnicos como por ejemplo el legal. Como empresario debes saber que tienes ciertos derechos como también muchas obligaciones tanto con el Estado así como con tus principales socios y hasta con los mismos clientes. Caminar sin un debido asesoramiento de este tipo podría costarte demasiado caro y por eso más te vale tener a un buen abogado.

Son tips que nunca deben faltar a la hora de iniciar nuestro camino al éxito, pero nunca está demás pedir apoyo cuando lo necesitamos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: