5 tips para mejorar la comunicación con los empleados

Para que toda empresa siga una misma línea debe haber comprensión, además, los trabajadores tendrán que adaptarse a las ordenanzas, parámetros o políticas de la organización donde laboran, si esto no sucede, entonces será complicado que un negocio crezca de manera continua.
Según esto, hacer que las personas hagan lo que es ideal para el éxito podría ser un proceso no tan sencillo sobre todo si son varios colaboradores, si no están todos en un mismo nivel y si predominan factores que mermen su productividad.

Analizando dicha situación, lo conveniente sería moldear a los empleados con métodos que brinden resultados, como por ejemplo creando un ámbito laboral idóneo que motive el desempeño impulsando así su máximo rendimiento, tratando de mejorar la comunicación o creando excelentes relaciones, en fin, puntos que son analizados a continuación:

Tips para mejorar la comunicación con empleados

mejorar la comunicación con los empleados

1. Expresar los requerimientos de manera sencilla.

Los dueños de las empresas o los líderes a cargo de los grupos humanos deben encargarse de propagar el mensaje de trabajo correspondiente a cada área de la compañía. Es decir, siempre habrá un objetivo que perseguir pero los fundamentos para que este se logre alcanzar deben ser correctamente explicados. La forma sensata para lograrlo es organizar reuniones en pro de manifestar lo que se exige a los colaboradores, este mensaje por lo tanto, tendrá que ser simple y repetitivo, es decir, las personas por lo general tenemos una mente frágil y muchas veces no nos automotivamos como se necesita para cumplir con las metas trazadas.

Los líderes tendrán que hacer recordatorios para que siempre se mantengan alertas de lo que tienen que hacer y premiar o incentivar al personal que ya lo esté realizando.

2. Explicar cómo se deberá alcanzar las metas.

Cuando mencionamos que el mensaje de la empresa está dirigido a cumplir una meta, ese alguien que lo manifestará tendrá que usar toda su capacidad para que los demás miembros de la empresa lo puedan entender de tal manera que puedan plasmar en acciones las directrices que hay en un papel, fruto de la imaginación de un gran empresario.

En todo caso tendrá que ser claro indicando qué se quiere conseguir, cuáles son los pasos para lograrlo, qué personalidades harán posible un proyecto determinado, en qué tiempo, etc.

3. Fomentar el buen desempeño. Todos tenemos una motivación en especial, para algunos es la familia, para otros conseguir dinero para la independización, un ascenso, etc. Así que si como jefes sólo nos dedicamos a ordenar, jamás tendremos concretados nuestros objetivos, si queremos que nuestra visión se haga realidad debe haber un incentivo importante, todo un sistema de recompensas.

De esta forma, aquellas personas que vean como los más aplicados hicieron su trabajo porque captaron debidamente el mensaje, sentirán que no podrán quedarse con las manos vacías y se involucrarán con más ahínco. Dentro de la empresa es conveniente dar a conocer a estos individuos comprometidos por una buena causa con la finalidad de que los demás traten de hacer lo mismo.

4. Entablar vínculos con los empleados.

Hablar con los miembros de nuestro equipo es bueno, hacerles ver que tienen mucho por desarrollar también lo es, compensarlos por sus constantes esfuerzos, igual, pero creemos que mucho más indispensable es poder conectarnos con personas que tienen sus propias ambiciones o necesidades.

Lo que se aconseja es poder tener una conexión personal con cada uno de los colaboradores que nos prestan sus servicios, así los conoceremos lo suficiente como para aconsejarlos de la forma idónea y ellos comprenderán a cabalidad qué es lo que deseamos que hagan para el beneficio de la institución a la que representan. Gracias a esta conexión se sentirán valorados lo que obviamente también será un estímulo adicional para aumentar la productividad.

5. Aplicar la empatía.

Tampoco es cuestión de decir las cosas porque las tenemos que decir, cada persona tiene su forma de ser y un modo distinto de captar la información, por tanto, el encargado de transmitir los requerimientos de la empresa debe tener el tino para poder generar conversaciones satisfactorias con sus receptores. Obviamente también tendrá que escuchar pues sugerencias y críticas van a haber, las que se pueden tomar con respeto.

La sensibilidad a la hora de hablar es fundamental para que la gente comprenda la totalidad del mensaje.

Como verán, la comunicación empresarial debe ser puntual y constante, si es que queremos ver a nuestras empresas disfrutando del éxito que tanto anhelamos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: